• Año: 2014
  • Lugar: Benidorm
  • Programa: Tourism & Smart City
  • Cliente: Generalitat Valenciana/Ayuntamiento de Benidorm
  • Estado: Concurso (1º Premio)
  • Equipo: JTuset & TTTScape

LUNGS Benidorm

Red de nodos sensibles

La propuesta de una red urbana local para el Ensanche de Playa de Levante crea puntos de actividad “sensibles” que generan información. Estos nodos si se encuentran perfectamente equipados desde el punto de vista tecnológico, interconectados entre sí y especializados en un determinado tipo de industria (turismo) harían del ensanche de Playa de Levante un área turística online de Benidorm.

La conectividad del Ensanche de Playa de Levante determinará su prosperidad futura como un buen soporte urbano del turismo del siglo XXI. Para ello, el planeamiento urbano de Benidorm debería incluir la creación de esta red entre sus prioridades. LUNGS Benidorm propone hacer del Ensanche de Playa de Levante una ciudad activa. Sugiere la transformación de espacios de la ciudad en nodos de producción de información y comunicación diversa que, como si se tratara de “pulmones”, marcan el ritmo cambiante de la ciudad.

Los nodos sensibles de Playa de Levante son espacios inteligentes de la ciudad:

– bosques, palmerales y bulevares arbolados que son sumideros de CO2.

– azoteas que asemejan ser paisajes fragmentarios de la Serra Gelada.

– fuentes que refrescan las calles e introducen el arte urbano.

– aparcabicis y calles de movilidad sostenible que priorizan la presencia del peatón y

de vehículos eléctricos.

Todos estos puntos sensibles son espacios públicos que contribuyen a la mejora del ambiente urbano y de la calidad de vida de los ciudadanos. Estos lugares inteligentes permiten que la ciudad informe de sus actividades; que los ciudadanos puedan conocer lo que acontece en la ciudad de forma online y, también, conectarse unos con otros en la calle.

Escenas de la vida urbana en los nodos sensibles de LUNGS Benidorm

Las escenas de vida que hemos recogido aquí de un Benidorm que pretende adaptarse al cambio climático, apostando por ser un destino turístico inteligente, muestran que la existencia de una RED URBANA LOCAL de espacios preparados para generar por si mismos múltiples actividades y que cuenta con la ayuda de tecnologías digitales puede estimular la competitividad de las empresas turísticas, comercios, hoteles y locales de ocio para mejorar y ampliar la oferta del destino vacacional. Estos puntos sensibles, distribuidos por toda la ciudad, serán una ESTRATEGIA GLOBAL para que las empresas tengan la oportunidad de desarrollar nuevos productos turísticos y aumentar su capacidad de negocio contribuyendo a ofrecer una mejor calidad de vida a los visitantes y residentes que recorran las calles de Benidorm.

Los diferentes nodos sensibles que se han proyectado para el Ensanche de Playa de Levante reconstruyen la experiencia de vivir la calle y sentir el paisaje mediterráneo. En fragmentos de calles y azoteas se introduce en la ciudad la vegetación frondosa del bosque mediterráneo, el palmeral alicantino, la maquia de la Sierra Gelada y fuentes que, junto a vías entendidas como sendas para paseantes, devuelven unos espacios públicos sugestivos a los ciudadanos. Benidorm nació con la vocación de ofrecer ocio y descanso a sus visitantes pero como ciudad inteligente debe recuperar la calle para la gente.